lunes, 28 de febrero de 2022

Evangelio según Marcos 10, 17-27: Y así tendrás un tesoro en los cielos

En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó corriendo un hombre, se arrodilló ante él y le preguntó: “Maestro bueno, ¿qué debo hacer para alcanzar la vida eterna?” Jesús le contestó: “¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios. Ya sabes los mandamientos: No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, no cometerás fraudes, honrarás a tu padre y a tu madre”.

Entonces él le contestó: “Maestro, todo eso lo he cumplido desde muy joven’’. Jesús lo miró con amor y le dijo: “Sólo una cosa te falta: Ve y vende lo que tienes, da el dinero a los pobres y así tendrás un tesoro en los cielos. Después, ven y sígueme”. Pero al oír estas palabras, el hombre se entristeció y se fue apesadumbrado, porque tenía muchos bienes.

Jesús, mirando a su alrededor, dijo entonces a sus discípulos: “¡Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el Reino de Dios!” Los discípulos quedaron sorprendidos ante estas palabras; pero Jesús insistió: “Hijitos, ¡qué difícil es para los que confían en las riquezas, entrar en el Reino de Dios! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el Reino de Dios”.

Ellos se asombraron todavía más y comentaban entre sí: “Entonces, ¿quién puede salvarse?” Jesús, mirándolos fijamente, les dijo: “Es imposible para los hombres, mas no para Dios. Para Dios todo es posible”.

Evangelio según Marcos 10, 17-27: Y así tendrás un tesoro en los cielos

domingo, 27 de febrero de 2022

Evangelio según San Lucas 6, 39-45: Cada árbol se conoce por sus frutos

Y les dijo una parábola: “¿Puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en un pozo? Ningún discípulo es superior al maestro; pero cuando esté completamente entrenado, cada discípulo será como su maestro.

¿Por qué notas la astilla en el ojo de tu hermano, pero no percibes la viga de madera en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: 'Hermano, déjame quitarte esa astilla que tienes en el ojo', cuando ni siquiera te das cuenta de la viga de madera que tienes en tu propio ojo? ¡Hipócrita! Quita primero la viga de madera de tu ojo; entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano.

“Un buen árbol no da frutos podridos, ni un árbol podrido da frutos buenos. Porque cada árbol se conoce por su propio fruto. Porque la gente no recoge higos de los espinos, ni recoge uvas de las zarzas. Una persona buena, del depósito de bondad en su corazón produce el bien, pero una persona mala, del depósito de maldad produce el mal; porque de la plenitud del corazón habla la boca.

Evangelio según San Lucas 6, 39-45: Cada árbol se conoce por sus frutos

sábado, 26 de febrero de 2022

Evangelio según San Marcos, Mc 10, 13-16: Dejen que los niños se acerquen

Y la gente le traía niños para que los tocara, pero los discípulos los reprendían. Cuando Jesús vio esto, se indignó y les dijo: “Dejen que los niños vengan a mí; no se lo impidáis, porque de los tales es el reino de Dios. En verdad os digo que el que no acepte el reino de Dios como un niño, no entrará en él”.

Luego los abrazó y los bendijo, poniendo sus manos sobre ellos.

Evangelio según San Marcos, Mc 10, 13-16: Dejen que los niños se acerquen

viernes, 25 de febrero de 2022

Evangelio según San Marcos Mc 10, 1-12: Él los estuvo enseñando

Partió de allí y fue al distrito de Judea y al otro lado del Jordán. Nuevamente las multitudes se reunieron a su alrededor y, como era su costumbre, nuevamente les enseñó.

Los fariseos se acercaron y preguntaron: “¿Es lícito que un marido se divorcie de su mujer?” Lo estaban probando. Él les respondió: “¿Qué os mandó Moisés?”. Ellos respondieron: "Moisés le permitió escribir una carta de divorcio y despedirla".

Pero Jesús les dijo: “Por la dureza de vuestro corazón os escribió este mandamiento. Pero desde el principio de la creación, 'Dios los hizo varón y hembra. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.' Así que ya no son dos sino una sola carne.

Por tanto, lo que Dios ha unido, ningún ser humano debe separarlo”.

En la casa los discípulos nuevamente le preguntaron sobre esto. Él les dijo: “Cualquiera que repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra ella; y si se divorcia de su marido y se casa con otro, comete adulterio.”

Evangelio según San Marcos Mc 10, 1-12: Él los estuvo enseñando

miércoles, 23 de febrero de 2022

Evangelio del día según San Marcos, Mc 9, 38-40: Aquel que no está contra nosotros, está a nuestro favor

Juan le dijo: “Maestro, vimos a alguien expulsar demonios en tu nombre, y tratamos de impedírselo porque no nos sigue”.

Jesús respondió: “No se lo impidáis. No hay nadie que realice un acto poderoso en mi nombre que pueda al mismo tiempo hablar mal de mí. Porque el que no está contra nosotros, está por nosotros.

Evangelio del día según San Marcos, Mc 9, 38-40: Aquel que no está contra nosotros, está a nuestro favor

viernes, 11 de febrero de 2022

Evangelio según san Marcos 7, 24-30: Y SE POSTRÓ A SUS PIES

En aquel tiempo, Jesús salió de Genesaret y se fue a la región donde se encuentra Tiro. Entró en una casa, pues no quería que nadie se enterara de que estaba ahí, pero no pudo pasar inadvertido. Una mujer, que tenía una niña poseída por un espíritu impuro, se enteró enseguida, fue a buscarlo y se postró a sus pies.

Cuando aquella mujer, una siria de Fenicia y pagana, le rogaba a Jesús que le sacara el demonio a su hija, él le respondió: “Deja que coman primero los hijos. No está bien quitarles el pan a los hijos para echárselo a los perritos”. La mujer le replicó: “Sí, Señor; pero también es cierto que los perritos, debajo de la mesa, comen las migajas que tiran los niños”.

Entonces Jesús le contestó: “Anda, vete; por eso que has dicho, el demonio ha salido ya de tu hija”. Al llegar a su casa, la mujer encontró a su hija recostada en la cama, y ya el demonio había salido de ella.

Evangelio según san Marcos 7, 24-30: Y SE POSTRÓ A SUS PIES

miércoles, 9 de febrero de 2022

Evangelio según san Marcos 7, 14-23: Escúchenme Todos Y Entiéndanme

Evangelio del día según san Marcos 7, 14-23:

En aquel tiempo, Jesús llamó de nuevo a la gente y les dijo: “Escúchenme todos y entiéndanme. Nada que entre de fuera puede manchar al hombre; lo que sí lo mancha es lo que sale de dentro”.

Cuando entró en una casa para alejarse de la muchedumbre, los discípulos le preguntaron qué quería decir aquella parábola. Él les dijo: “¿Ustedes también son incapaces de comprender? ¿No entienden que nada de lo que entra en el hombre desde afuera puede contaminarlo, porque no entra en su corazón, sino en el vientre y después, sale del cuerpo?” Con estas palabras declaraba limpios todos los alimentos.

Luego agregó: “Lo que sí mancha al hombre es lo que sale de dentro; porque del corazón del hombre salen las intenciones malas, las fornicaciones, los robos, los homicidios, los adulterios, las codicias, las injusticias, los fraudes, el desenfreno, las envidias, la difamación, el orgullo y la frivolidad. Todas estas maldades salen de dentro y manchan al hombre”.

Evangelio según san Marcos 7, 14-23: Escúchenme Todos Y Entiéndanme

lunes, 7 de febrero de 2022

Evangelio según san Marcos 6, 53-56: LE ROGABA QUE POR LO MENOS LOS DEJARA TOCAR

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos terminaron la travesía del lago y tocaron tierra en Genesaret.

Apenas bajaron de la barca, la gente los reconoció y de toda aquella región acudían a él, a cualquier parte donde sabían que se encontraba, y le llevaban en camillas a los enfermos.

A dondequiera que llegaba, en los poblados, ciudades o caseríos, la gente le ponía a sus enfermos en la calle y le rogaba que por lo menos los dejara tocar la punta de su manto; y cuantos lo tocaban, quedaban curados.

Evangelio según san Marcos 6, 53-56: LE ROGABA QUE POR LO MENOS LOS DEJARA TOCAR

sábado, 5 de febrero de 2022

Evangelio según san Marcos 6, 30-34: SE COMPADECIÓ DE ELLOS, PORQUE ANDABAN COMO OVEJAS SIN PASTOR

En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Entonces él les dijo: “Vengan conmigo a un lugar solitario, para que descansen un poco”. Porque eran tantos los que iban y venían, que no les dejaban tiempo ni para comer.

Jesús y sus apóstoles se dirigieron en una barca hacia un lugar apartado y tranquilo. La gente los vio irse y los reconoció; entonces de todos los poblados fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron.

Cuando Jesús desembarcó, vio una numerosa multitud que lo estaba esperando y se compadeció de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor, y se puso a enseñarles muchas cosas.

Evangelio según san Marcos 6, 30-34: SE COMPADECIÓ DE ELLOS, PORQUE ANDABAN COMO OVEJAS SIN PASTOR

Evangelio según san Mateo 9, 27-31: Compadécete de nosotros

Cuando Jesús salía de Cafarnaúm, lo siguieron dos ciegos, que gritaban: “¡Hijo de David, compadécete de nosotros!” Al entrar Jesús en la cas...