miércoles, 30 de septiembre de 2020

Evangelio según San Lucas 9, 57-62: El que pone su mano en el arado y mira hacia atrás no es apto para el reino de Dios

"Te seguiré dondequiera que vayas”

Hoy leemos el Evangelio según San Lucas 9, 57-62. El texto nos presenta tres ejemplos de los que siguen a Cristo. Para nuestra meditación, les invito a reflexionar sobre cada uno de estos modelos para obtener algunos beneficios espirituales que pueden ayudarnos en nuestra vida de fe. 

En el camino, un hombre le dice a Jesús: "Te seguiré dondequiera que vayas"... Observamos que aquí la iniciativa viene de la propia persona. Es su voluntad personal. Ha sentido el deseo libremente y lo expresa libremente.  A este primer hombre, Jesús le responde que no tiene donde descansar: "Los zorros tienen guaridas, los pájaros del cielo tienen nidos; pero el Hijo del Hombre no tiene donde reclinar la cabeza".

En el segundo caso, es el propio Jesús quien toma la iniciativa. Esta vez es Él quien llama. Le dice a otro: "Sígueme". El hombre respondió: "Déjame ir a enterrar a mi padre primero". Pero Jesús respondió: "Deja que los muertos entierren a sus muertos". Ve y proclama el reino de Dios".

Finalmente, llega un último que, como el primero, pide seguir a Cristo por su propia voluntad. Pero va un poco más allá, proponiendo una condición: "Permítame primero saludar a la gente de mi casa. Jesús le dijo: "El que pone su mano en el arado y mira hacia atrás no es apto para el reino de Dios.

Hoy me gustaría invitarles a escuchar la invitación de Jesús: "Sígueme". Es una llamada radical, directa e intensa.

"Síganme. Seguir a alguien es diferente a caminar a su lado. Menos aún es caminar con él o caminar delante de él. Seguir a Cristo es estar detrás de él. Caminar tras los pasos del Señor, tomar el camino que ha tomado el Señor.

Estoy más o menos convencido de que si has leído este texto, hasta ahora significa que, de una manera u otra, has tomado la decisión de escuchar la palabra de Dios, quieres seguir a Cristo. Así que considera tu propio camino para seguir a Jesús. ¿Lo has seguido o has seguido tus deseos, tus planes, tus caminos, sin mencionar tus agendas ocultas? La respuesta a estas preguntas, nadie la dará en tu lugar.

 Si aún no te has decidido firmemente a seguir a Jesús, ¿qué esperas? Síguelo.  Pero escucha atentamente esta declaración del primer hombre: "Te seguiré dondequiera que vayas. "Es una hermosa promesa, pero dejada a tu aire, no tienes la fuerza interior para cumplirla. Así que pidamos a Jesús que nos dé su fuerza día tras día.

Señor, quiero seguirte. Pero sabes que al primer paso me caigo y me ahogo. Señor, quiero seguirte. Pero sabes que a veces hago maldades que odio... Señor, quiero seguirte. Pero sabes que no puedo hacer nada sin ti...  Ven a ayudarme con mi fe y a apoyarme.  Amén.

Evangelio según San Lucas 9, 57-62: El que pone su mano en el arado y mira hacia atrás no es apto para el reino de Dios

martes, 29 de septiembre de 2020

La Iglesia de Nuestra Madre celebra hoy la fiesta de los Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael

Gabriel fue enviado para anunciar a la Santísima Virgen su concepción virginal del Hijo de Dios, que fue el comienzo de nuestra redención (cf. Lc 1). Miguel dirigió la lucha contra los ángeles rebeldes y los expulsó del cielo (cf. Apocalipsis 12). De esta manera nos proclama el misterio de la justicia divina, y nos da la seguridad de su y nuestra victoria sobre el mal. Rafael acompaña a Tobías "junior", lo protege, lo aconseja y cura a Tobías el padre (cf. Tob). De esta manera anuncia la presencia de ángeles al lado de cada uno de nosotros: el que se llama nuestro Ángel de la Guarda.

Al rezar a estos arcángeles, sugiero que mediten en el Evangelio del día, tomando los puntos elaborados en la fiesta de San Bartolomé:

El Evangelio según San Juan, propuesto para nuestra meditación, nos cuenta la historia de su encuentro con Jesús. Me gustaría sugerir que leamos la historia del Santo que dejamos en triunfo, pasando por Felipe, su amigo.

Felipe, por casualidad, se encontró con Jesús que le dijo: "Sígueme". Inmediatamente lo siguió. A su vez, se fue a buscar a Natanael y le dijo: "Hemos encontrado al que se habla en la Ley de Moisés y los Profetas, Jesús el hijo de José de Nazaret". En lugar de hacer como Felipe, es decir, seguir a Cristo inmediatamente y sin cuestionamientos, Natanael parece denigrar las palabras de Felipe, basándose sólo, y esto debe ser notado, en el origen de Jesús: "¿De Nazaret puede salir algo bueno?

En esta hermosa historia, está claro que el Señor usa varios métodos para atraernos a Él. También podemos notar que la respuesta a la llamada del Señor difiere de una persona a otra. En efecto, si Felipe se apresura a dejarlo todo para seguir a Cristo, Natanael, por su parte, debe satisfacer su sarcasmo y desprecio jugando con el contraste entre el Mesías, el grande, y Nazaret, el pequeño pueblo.

El camino de encuentro con el Señor no es lineal. Su itinerario nunca se conoce de antemano. El Evangelio de hoy nos invita a dejar de creer que el Señor atrae a sus fieles hacia sí por métodos preconcebidos, por caminos trazados de antemano. No olvidemos: la sabiduría de Dios consiste en dejar crecer la buena semilla con la cizaña por miedo a arrancar la buena semilla. 

Cada uno de nosotros puede preguntarse: ¿Qué clase de cambio he experimentado cuando conocí a Jesús? ¿Soy la serpiente que se mueve, pero permanece como tal? ¿Soy un camaleón que se adapta a su entorno? ¿Soy la oruga que, al conocer a Jesús de Nazaret, recibe el bello aspecto de una mariposa gracias a una completa metamorfosis?

Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael


Evangelio según San Juan (Jn 1, 47-51): Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el rey de Israel

Evangelio de hoy según San Juan (Jn 1, 47-51).

En aquel tiempo, cuando Jesús vio que Natanael se acercaba, dijo: “Éste es un verdadero israelita en el que no hay doblez”. Natanael le preguntó: “¿De dónde me conoces?” Jesús le respondió: “Antes de que Felipe te llamara, te vi cuando estabas debajo de la higuera”. Respondió Natanael: “Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el rey de Israel”. Jesús le contestó: “Tú crees, porque te he dicho que te vi debajo de la higuera. Mayores cosas has de ver”. Después añadió: “Yo les aseguro que verán el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre”.

Evangelio según San Juan (Jn 1, 47-51): Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el rey de Israel


miércoles, 23 de septiembre de 2020

Evangelio según San Lucas 9: No lleven nada para el camino: ni bastón, ni morral, ni comida, ni dinero, ni dos túnicas

Evangelio de hoy según San Lucas 9, 1-6

En aquel tiempo, Jesús reunió a los Doce y les dio poder y autoridad para expulsar toda clase de demonios y para curar enfermedades. Luego los envió a predicar el Reino de Dios y a curar a los enfermos.

Y les dijo: “No lleven nada para el camino: ni bastón, ni morral, ni comida, ni dinero, ni dos túnicas. Quédense en la casa donde se alojen, hasta que se vayan de aquel sitio. Y si en algún pueblo no los reciben, salgan de ahí y sacúdanse el polvo de los pies en señal de acusación”.

Ellos se pusieron en camino y fueron de pueblo en pueblo, predicando el Evangelio y curando en todas partes.



martes, 22 de septiembre de 2020

Mi madre y mis hermanos, dice Jesús: son aquellos que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica


Queridos hermanos y hermanas en Cristo, hoy en el Evangelio Jesús nos dice quiénes son sus hermanos y hermanas: "Mi madre y mis hermanos", dice Jesús, "son aquellos que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica". Con esta respuesta, Jesús no niega su filiación a María, ni rechaza su vínculo de hermandad. Al contrario, abre las puertas a todos los que escuchan su palabra y la ponen en práctica.

Así que la pregunta es: ¿qué nos enseña Jesús?

Podemos dar varias respuestas a esta pregunta. Nos limitaremos a tres. En primer lugar, sin embargo, es importante señalar que Jesús hace hincapié en la importancia de escuchar su palabra. Y varios pasajes de los Evangelios nos muestran que el propio Jesús escucha a sus interlocutores. Incluso de niño, permanece en el templo. Sus padres lo encontrarán escuchando y haciendo preguntas. También podemos pensar en la historia de la mujer samaritana cerca del pozo. Jesús escucha.

En su época, Plutarco escribió: "Si la naturaleza nos ha dado a cada uno de nosotros dos oídos y un idioma, es porque nuestro deber no es tanto hablar como escuchar. Es cierto que Jesús nos habla específicamente sobre la escucha de su palabra, pero "saber escuchar" como tal sigue siendo relevante en nuestra sociedad actual.

Muy a menudo tratamos de ganar a los demás con nuestros puntos de vista. A veces hablamos demasiado de nosotros mismos. Y cuando escuchamos a los demás, es sólo para hacer lo que queremos o sentimos que tenemos que hacer.

 ¿Puede cada uno de nosotros preguntarse cuál es el lugar de la escucha en nuestras vidas? Y entonces, ¿cuál es el lugar donde escuchamos la palabra de Dios? Ponlo en práctica. Aquí me gustaría proponer tres enseñanzas de Jesús de las cuales todos podemos comenzar nuestra hermandad con el Señor.

El primero es el amor a los enemigos: "Le habéis oído decir: 'Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo'. Pero yo os digo: Amen a sus enemigos, bendigan a los que los maldicen, hagan el bien a quienes los odian, recen por los que los tratan mal y los persiguen" Mateo 5:44.

La segunda: "Trabaja, no por el alimento que perece, sino por el alimento que queda para la vida eterna, que el Hijo del Hombre te dará". (Juan 6:27) Jesús nos enseñó que él era el pan de vida, la fuente de alimento eterno.

La tercera y última: "Si, pues, presentas tu ofrenda en el altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y ve primero a reconciliarte con tu hermano; luego ven y presenta tu ofrenda.

Que el Señor nos dé la gracia de escuchar estas palabras y ponerlas en práctica.

 ¡Amén!

viernes, 18 de septiembre de 2020

Jesús no se ve a si mismo como un superhombre


Queridos hermanos y hermanas en Cristo, el Evangelio de hoy nos muestra las actividades de Jesús: Pasó por pueblos y aldeas anunciando la Buena Nueva. El relato que leemos hoy afirma que estaba acompañado por sus discípulos y otras mujeres. Podemos reconocer tres nombres: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios, Juana, esposa del mayordomo de Herodes, y Susana.  

Aquí está un resumen de la lectura de hoy. ¿Qué lección se ha aprendido para nuestra fe?

En el cumplimiento de su misión, Jesús es acompañado, dejando a cada uno la posibilidad de participar, de colaborar en la obra. Jesús no camina solo. Él, que es Dios, sabe y comprende que, para llevar a cabo su misión, necesita la colaboración de los hombres, cada uno aportando su contribución al edificio según la medida de sus medios. Jesús no disocia su misión de la comunidad. La comunidad es una misión y es en la comunidad misma donde comienza la misión.  No se ve a sí mismo como un superhombre que salvará almas solo, llama con él a otros 12 y se deja ayudar por las buenas y generosas mujeres que quieren ayudarle.

En este hermoso equipo, cada persona cumple un papel particular. Pedro, me atrevo a suponer, respeta la juventud y la rapidez de Juan. Mateo, el recaudador de impuestos, respeta la tarea encomendada a Judas. Pero también podemos imaginar que hay problemas reales que, sin embargo, se superan: pensemos en la petición de la madre de los hijos de Zebedeo: "Que estos dos hijos míos se sienten en tu reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda. Y la Biblia dice que los otros diez, cuando escucharon esto, se indignaron contra los dos hermanos. 

Cada uno de nosotros puede pensar en nuestro trabajo, nuestra familia, nuestros amigos. ¿Qué lugar ocupa la comunidad, el trabajo en equipo, en mi vida? ¿Y cuál es la calidad de mi servicio para la realización de una obra común?

Muy a menudo, esperamos un equipo mejor. El esfuerzo consiste en aceptar la situación actual y brillar donde se está, florecer donde se siembra. A lo largo del día podemos pensar en este grupo alrededor de Jesús. Imagina cómo vive con cada uno de sus discípulos. ¿Qué relación tiene con sus generosas esposas? Entonces, entremos dentro de nosotros mismos: Que el Señor nos ayude a construir una buena comunidad donde vivimos. 

¡Amén!

La gratuidad absoluta del amor de Dios

El Padre Francisco Díaz SJ comparte su comentario del Evangelio del domingo 20 de septiembre (Mateo 20,1-16), en el que Jesús narra la parábola del dueño de la viña que contrata trabajadores durante varios momentos del día.

Evangelio según Marcos (3, 7-12): Una gran multitud

Queridos amigos: compartimos el Evangelio según Marcos 3, 7-12. En aquel tiempo, Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del mar, seg...